ISSN 2692-3912

Cuatro poemas

 

Infante en el jardín:

al frente, lama tierna

moscas enfebrecidas

renacuajos moribundos

y hormigas dispersas en la arena;

 

juega

con hilos invisibles

el sino de los náufragos;

a sus espaldas

lindes de cal

alambres y maderos

parcelas;

ante sus ojos

la cresta de las olas

la espuma del oriente

y el canto de sirenas.

 

(Los mayores regresan en tropel

y cargan sus bártulos oscuros

para tenderse a conciliar el sueño.)

 

Desde el jardín infante

se alumbra la ribera:

naves y pasajeros llegan y se van

al mismo tiempo que tejen pesadillas.

 

*

 

Árbol sin música en el pedregal

y ocasionales chupamirtos en hojas

apenas sostenidas por la altura

de nubes sin aire:

pasión fría

en el resto del paraje

lumbre ondulante con vértebras de hielo:

Nagore:

olas de sueño en la hora vertical

donde uno es el resguardo de uno

y el perro fiel la única sombra.

 

A los lejos

rescoldo de agua

y charcos de moscas macilentas:

obsequio de improvisadas señales

o manantial de plata de los ángeles.

 

*

 

Alguna noche

la turbulencia momentánea de El Salado

desciende más oscura

hasta tornarse ahogo:

 

álamos y sauces llorones,

estiércol de la cañada y granos de anís,

gritos de chachalacas en derrumbe,

piedra caliza en la cresta del rugido

de tigre casero y moribundo.

 

En la ribera, desechos deslumbrantes

sobresalían entre hojalata

mientras los peces coleteaban en la arena.

Ni oro para imprevistos gambusinos

ni soldados de plomo a raudales.

Acaso magentas guijarros

y aldabas de lustre forastero.

 

El mar quedaba lejos de mi vista

pero mirando esas aguas inclementes

creía reconocer el olor de los esteros

y el furtivo descenso de piratas.

 

*

 

Ya la lluvia de mayo enciende botones de azucena.

En su trajín, deshace barcos de papel

botados con garfios desde un puente.

 

Odilón miraba los vuelcos de las naves

entre mis gritos subalternos.

Para averías de cabotaje, el astillero

descansaba a mis pies con precisos instrumentos de navegación:

alambres y tijeras, tabaco rubio y hojas de papel pautado

para escuchar también los compases del adiós.

 

––¡Capitán, la nave a estribor!

Los tumbos altos dañarán la cubierta

y el equipaje de la tripulación.

 

Corrían las aguas hacia el sur.

 

Bajo una llovizna vespertina,

salía de la casa en busca del arroyo

de rápidas corrientes y puercas cataratas.

Trozos de leños y piedras del Calvario

se amontonaban en mi malecón.

 

––A pique se irán los dados y las cartas,

decía el capitán en estetóreo aviso.

 

Así pasaban las aguas hacia el sur.

 

Vastas tripulaciones vi partir

sin jamás volver al astillero.

La música puntual de don Arcadio

llegaba con Abril en portugal,

pero Odilón nunca me dijo

––él, que no hablaba de marinos––

qué olas secretas escondía el sur.

 

Julio Eutiquio Sarabia estudió la carrera de Lingüística y Literatura Hispánicas en la Facultad de Filosofía y Letras de la BUAP. Ha escrito los libros Cerca de la Orilla publicado por la Universidad Autónoma de Puebla (1993), En el país de la lluvia, de Fondo de Cultura Económica (1999), Mudar de Vida, coeditado por la BUAP y Luna Arena. (2003) y Tesitura, de Monte Carmelo (2008). Recibió el premio José Fuentes Mares por Cerca de la orilla en 1994. Participó en Ala impar: 20 años de poesía en Puebla y Pulir Huesos, Galaxia Gutenberg. También ha publicado su trabajo en revistas como Biblioteca de México, Casa del Tiempo, Luvina y La Gaceta del Fondo de Cultura Económica. Actualmente, es subdirector de la revista Crítica de Puebla.

Otros artículos de esta categoría

Artículo anteriorTempo livre
Artículo siguientePoemas (del desierto)
 
Permian
Copenhagen
wayne
uach
italia
metropolitan
Noruegas
Unam
 

Otras Colaboraciones