ISSN 2692-3912

Poemas (del desierto)

 

VI

REMINISCENCIA

 

Hoy me interné

en el desierto

—espíritus en polvo.

Escuché

una voz

triste:

reminiscencias

de una nube

que algún

día

aquí

fue mar.

 

VIII

 

La noche en el campo

verdad que nada dice

sino estrellas y viento.

La intemperie sola

incendiada de luciérnagas

se alza con ingenuidad impune

a lo largo y ancho

de esta celebración nocturna

que es el fresco de marzo

entrando por las casas.

 

 

IX

 

El desierto es un trozo de infinito

que cayó hace siglos

transformándose en mezquites y silencio.

 

XI

 

El desierto se repite diferente.

Cada vez que lo veo

me sorprende, me inhibe;

en su insomnio yace la infinitud destituida,

y en la oquedad de su océano se esconde

una muerte de polvo.

 

Allí la soledad echó raíces

en la dignidad apacible y precisa

de los cactus.

El desierto exige conductas

que tienen que ver

con la ansiedad y la paciencia.

El desierto se explica

a sí mismo

y su argumento infinito es recurrente.

Sin embargo, nada lo define

sino cierto inasible temor y el vuelo

de un ave en la distancia azul.

 

 

XV

 

HERACLITIANA

 

En el desierto

uno siempre se baña

más de dos veces

en el mismo frío.

 

Enrique Cortazar estudió una maestría en educación y literatura en la Universidad de Harvard. Hizo estudios en el programa doctoral en la Universidad de Nuevo México, en Albuquerque. Fue promotor cultural y director de museos en Chihuahua y Ciudad Juárez. Ha publicado varios poemarios, entre ellos:  Otras cosas y el otoño (Diana, 1978), La vida escribe con mala ortografía (Ediciones de Cultura Popular, 1987), Ventana abierta (UNAM, 1993), Suicidio aplazado (Claves Latinoamericanas, 1994), Variaciones sobre una nostalgia (UNAM, 1998), Crépuscule sur les pavés/Crepúsculo en las calles (Edición bilingüe, Écrites des Forges y Mantis Editores, Quebec, Canadá 2008), Don de la tarde (Mantis Editores, 2014). Algunos de sus poemas han sido publicados en libros de texto de secundaria en Estados Unidos, así como en antologías en Japón, Estados Unidos y España.

Otros artículos de esta categoría

Artículo anteriorCuatro poemas
Artículo siguienteUn viaje hacia el origen
 
Permian
Copenhagen
wayne
uacj
uach
italia
metropolitan
Noruegas
Unam
 

Otras Colaboraciones

Tres poemas

    El aire en tus vestidos saborear el viento ser el aire que enreda tus tobillos y sube por tu piel hasta morderte                                                        pasar como el arco a las cuerdas...

Cuatro poemas

  Infante en el jardín: al frente, lama tierna moscas enfebrecidas renacuajos moribundos y hormigas dispersas en la arena;   juega con hilos invisibles el sino de los náufragos; a sus espaldas lindes de cal alambres...

José Balza en México

  José Balza está a punto de cumplir ochenta años. No debería decirlo porque es un socias de Dorian Grey y uno de los más...

Homesick

    La limpieza es la profesión de los latinos —contesté, cuando me preguntaron por qué limpiaba ventanas para vivir.             Siempre pensé que los espejos de...

El tenue rededor del mundo

        En El tenue rededor del mundo (Conaculta, 2015), de Julio Eutiquio Sarabia, el lector tiene que atravesar un mundo descoyuntado,...

El laberinto

ESTE poema es ocre y azul, barca entre nubes, luz en el agua, perfume de higuera, bostezo de gato, sombra verde, ola que resuena, ladrido...