ISSN 2692-3912

Arde el mar

 

Qué dulce es al oído el rumor con que giran los planetas del agua.
Pere Gimferrer

Arde el mar 

Arde el mar en la memoria
y en mis ojos.
Me saludan los labradores
que están labrando el mar.
Buceo para encontrarme
con los ataúdes de los míos
y recorro la inmensidad
en busca del velero
en el que desapareció
el ciego Otto.
Me llegan de muy lejos
las campanas marinas.
Rezo las oraciones del agua.
Regreso a la superficie
y veo como una ofensa
la tierra a la que no pienso regresar.

 

Afuera en el jardin

Afuera, en el jardín,
mujeres desnudas bailan en corro
una sardana obscena,
sin patria. Las acompaña
la música del agua
y los niños en la tapia
cantando canciones
de una deliciosa melodía
en una lengua indescifrable.

 

Agonizan las flores 

Agonizan las flores
en un jardín de polen y de insectos.
Vive el mundo ajeno al dolor.
Cierran las ventanas
para no ver el cielo
y protegerse de los abejorros.
Se oyen voces lejanas
sin más significado que su lejanía.
Las casas están llenas de jarrones
con flores sin vida.
Y un niño desnudo juega al ajedrez
ajeno a todo lo que nace
para morir.

 

Ahora lloro

Ahora lloro
porque suelo llorar en mis poemas.
Pero no hay razón ninguna
para el llanto.
Amaban las ancianas a sus muertos,
solas, en habitaciones
donde se consumieron los años.
Lloraban los amantes
sin amor.
Y los caballos. Y las vacas.
Una profusión de llanto
Y yo, con los lagrimales secos,
buscaba una razón
para llorar
y la encontraba siempre
en mis poemas.

 

Juan Antonio Masoliver Ródenas (Barcelona, 1939) ha sido catedrático de literatura española y latinoamericana de la Universidad de Westminster de Londres. Es crítico literario de La Vanguardia de Barcelona. Acantilado ha publicado La puerta del inglés (2001), Voces contemporáneas (2004), La noche de la conspiración de la pólvora (2006), La calle Fontanills (2010), El ciego en la ventana. Monotonías(2014), La inocencia lesionada (2016) y Desde mi celda (2019), además de la totalidad de su obra poética: Poesía reunida (1999), La memoria sin tregua (2002), Sònia (2008), Paraísos a ciegas (2012) y La negación de la luz (2017).

 

Foto: Sònia Hernández

Otros artículos de esta categoría

Artículo anteriorJosé Balza en México
Artículo siguienteCreadores
 
Permian
Copenhagen
wayne
uacj
uach
italia
metropolitan
Noruegas
Unam
 

Otras Colaboraciones

Home Sweet Home

  No extrañaré nada, no habrá nada, qué extrañar: si da la casualidad que hubiese algo, un cacho de cuerpo óseo con entendimiento, cuerpo enamorado entre dos chubascos y unos matorrales de monte bajo, quizás en un seto de alheña y lagartos o un techo de terraza habanero con salamandra de ojos botados te extrañaría(de la indefensión sacando fuerzas de flaqueza contra la Imbatible, la de sí misma Pagada, Lechuzona, Calaca insustancial) tal y como Guadalupe en vida te extrañaba a diario durante años en casa.   DE LO PINTADO A LO REAL Esa cabeza llena de pájaros, la oía desde que tengo uso de razón, y a la defensiva in mente respondía (respondo) calandria a ruiseñor,...

Postal de Helsinki

Postal de Helsinki El barco rompe hielo en la mañana soleada. Sube el vapor de una alberca en Allas Spa, su vaho se eleva como una oración...

Tres poemas

Desliz Alguna vez has resbalado, después de limpiar los pisos y secarlos, después de encerarlos; después de dejar la superficie lisa y limpia, de manera que todo...

Vivir entre racionalidad e inconsciente: Poeta en Nueva York

Introducción Los siglos XVIII y XIX fueron caracterizados, en general, por cambios estructurales, sociales y demográficos causados sobre todo por la industrialización y las...

Retrato del hijo como un alma en pena

    Difícil negar que, desde su aparición en 1847 en las páginas de la literatura de Occidente, uno de los personajes más enigmáticos se llama...

God I Love This Country

  1 My name is Pete. Pedro. Peter. My record code is R-7C-B/USMC/63. Charles gave me this apostle’s name. Why a traitor’s name?, I asked several times. Why not, he...