ISSN 2692-3912

Dossiere Pascual Borzelli

 
Permian
Copenhagen
wayne
uach
italia
metropolitan
Noruegas
Unam
 

 

La desnudez de lo real
Oscar de la Borbolla

Pascual Borzelli Iglesias es un fotógrafo de toda la vida y, como goza del privilegio de la ubicuidad, se ha convertido en el testigo constante de los acontecimientos de la vida cultural y social de México. En las presentaciones, en las exposiciones, en los recitales de poesía, en las conferencias de ciencia, en las marchas callejeras que zigzaguean por el país, ahí está Pascual. Todos pueden faltar, menos él con su barba blanca, con su gorra calzada, con su maletín lleno de lentes y con un puro que enciende de tanto en tanto: lo ha retratado todo, lo ha visto todo y lo sabe todo.

Tengo el privilegio de ser su amigo hace varias décadas y me consta que, hace al menos 15 años, inició una serie de retratos de desnudos femeninos con modelos no profesionales. Su afán ha sido retratar el cuerpo femenino; no el cuerpo joven, no el cuerpo bello, no el cuerpo trucado por el maquillaje y artificial como un canon, sino el cuerpo de muy distintas complexiones y edades, el cuerpo excedido en carnes o enjuto de vigilias, el cuerpo donde la vida ha dejado su huella, su paso, su impronta imborrable: el cuerpo real de mujeres reales, no de mujeres ideales que saben posar, sino de mujeres que no posan sino pasan, que pasan por donde Pascual anda y que acceden de buen grado a ser parte del elenco de su estética de lo real.

Conozco su proyecto en el que figura un centenar de mujeres, me he familiarizado con sus ángulos, aprecio su pacto con la luz y deseo que muy pronto, recogida en un libro, aparezca su propuesta estética, ya que sin duda servirá para conocernos y reconocernos, al margen de los estereotipos que hacen que nos olvidemos de como somos efectivamente los seres humanos reales.

Un proyecto fotográfico como el de Pascual Borzelli Iglesias —que se dilata tanto en el tiempo— es lógico que se ramifique y vayan surgiéndole variantes. Hoy, una de esas variantes incluye al pintor René Freire, quien se suma para dibujar a las personas que Pascual encuentra y que han sido captadas simultáneamente por dibujos veloces y fotografías relámpago.

La lente de Pascual se abre para fijar no solo el cuerpo femenino, sino al pintor que lo dibuja y, luego, cambia el ángulo para fotografiar al pintor pintando en el instante que está siendo visto por la mujer a la que bosqueja. Cómo me habría gustado que el pintor también incluyera en sus dibujos la imagen del fotógrafo para cerrar el juego de espejos de esta multidimensional creación.

Las fotos —como salta a la vista— ocurren en el estudio del pintor, y puede notarse que, junto a la hoja donde éste dibuja, hay vino, cerveza y unos frugales bocadillos: galletas, queso y hasta un platito con aceitunas. Estos objetos, aunados al atiborramiento del estudio, subrayan el realismo que tanto gusta a Pascual, y con el que, en ocasiones, juega. Por ejemplo, cuando pone como espectador de toda la escena al Che Guevara, que es el único que parece observar a la mujer que está siendo fotografiada y dibujada.

Esta serie de espléndidas fotografías y de ágiles dibujos son una interesantísima aventura artística; dos registros que captan, desde sus respectivas técnicas, un momento singularísimo del mundo; su pretexto es el cuerpo femenino real, su horizonte es ese afán inquebrantable de Pascual Borzelli Iglesias por mostrarnos no unos desnudos femeninos, sino la desnudez de lo real. ¡Esto es lo que verdaderamente existe!, parece querernos decir, Pascual, con cada disparo de su cámara.

 

* Óscar de la Borbolla es escritor y filósofo. Entre sus obras destaca Las vocales malditas; un libro que le ha dado reconocimiento mundial.

 

 

Entre los lienzos de René Freire
Alejandra Solórzano (Alexa Sol)

 

Referente dentro del mundo de las artes plásticas, con una sólida trayectoria y abundantes exposiciones y presencia en grandes colecciones alrededor del mundo, René Freire es un artista plástico, pintor, grabador y dibujante mexicano, nacido en el año de 1952 y que trabaja en la CDMX. Es uno de los artistas más representativos e importantes del ¨Movimiento de los grupos¨, que surgió entre los años setenta y ochenta, posterior a la ruptura con el muralismo mexicano.

Cabe destacar que la revuelta social y estudiantil del 68, derivó en el surgimiento de diferentes movimientos sociales y culturales. En consecuencia, a los hechos ocurridos, nace el Grupo Suma que ha sido uno de los colectivos más sobresalientes en el ámbito cultural a la fecha y en el que Freire ha sido uno de los miembros más relevantes.

Es en 1976, que Freire forma parte como uno de los primeros animadores de la organización del Grupo Suma, el cual fue fundamental para la gestación del movimiento contracultural en la década de los años setenta. Algunos de sus objetivos de esta organización, fueron analizar el trabajo pictórico mexicano, la relación que había entre la calle como un contexto estético-político y la obra artística, así como resaltar aspectos técnicos, críticos y colectivos de las creaciones.

El Grupo Suma continua vigente en hasta nuestros días, ya que, en 2018, se llevó a cabo la exposición Desaparecidos; irrupción y memoria. En la que participó René Freire, como un miembro activo de dicha organización y en la que podemos ver el trabajo individual que nos muestra las huellas de SUMA, como parte del resultado de un proceso que refleja conciencia política y experimentación gráfica. El fondo documental de esta exposición fue donado para formar parte del Archivo Histórico Fondo de Documentación para la investigación de la Biblioteca Francisco Xavier Clavijero (BFXC).

En 2015, René Freire colaboró con la Fundación Andrés Vázquez Gloria para trabajar, durante dos semanas, en dos placas que conjuntaron su proyecto de grabado. Este proyecto tuvo la particularidad de entretejerse entre fragmentos de poemas seleccionados por el propio René y su obra como resultado de este período de trabajo. En 2021, se publicó y presentó el libro titulado Imágenes en colectivo: Grupo Suma (1972 -1986) de la Dra. Ana Torres, editado por la Universidad Iberoamericana, el cual documenta parte del trabajo y de la obra del artista visual René Freire.

En noviembre del 2019 Pascual Borzelli Iglesias, fotógrafo, invita al pintor René Freire al proyecto fotográfico Mujeres, que posan como en el renacimiento, en otra variante, incorpora en las crónicas a un pintor que dibuje y pinte a las mujeres participantes. El trabajo inicia de inmediato, se realizan dos sesiones en el 2020 y se suspende por la epidemia; se retoma en el 2021 con todas las precauciones y posan otras mujeres de las que se seleccionan 10 que son las que se presentan. Se unen talentos para realizarlo, interesados en materializar algunas imágenes femeninas y documentar a través de la cámara el proceso creativo. Destacan los artistas, que de la forma de la mujer surge el interés de crear una muestra en la que se exhiben las posibilidades que se dan entre las artes plásticas: la pintura y la fotografía.

La participación ha sido de mujeres de diferentes grupos sociales, profesiones, estudios, edades y sin experiencia en el modelaje, con visiones muy diferentes pero que en conjunto se complementan a la perfección, “cuyo interés es empoderar a las mujeres a atreverse a mostrar su cuerpo”. Se cree que el aspecto técnico es lo más importante, pero muchas veces es el corazón y las ganas que se ven detrás de una imagen o de capturar a alguien y el momento, en el que los artistas plásticos a través de sus lienzos logran captar la esencia del eterno femenino.

El trabajo se hace con pasión, entrega y con ganas, la técnica se vuelve secundaria y es entonces que el espectador se sorprende, reconoce el resultado y logra identificarse con el producto final que tiene a la vista. Es interesante como dos procesos convergen en el mismo tiempo-lugar a través de la misma imagen o un punto en común, pero cada artista lo expresa de forma diferente, eso es lo que le da forma a este trabajo. La fotografía y la “fine art” se convierten en la especialidad para esta muestra que se presenta. La recreación de lo femenino a través de las pinturas a color, realizadas por el artista bajo el juego de la luz y las fotografías en blanco y negro, son movimientos que logran un contraste con otras propuestas.

El misterio que ofrece una cámara representa un proceso interesante. Ese proceso de tomar la imagen, el no verla, el tener algo en mente y no cuestionarlo, el enfocar mucho más tiempo para preparar la imagen-foto y lo que al final de cuentas transmite, es algo conmovedor y admirable. Reflejo de lo que nunca se llega a ver, pero que existe y es la esencia, no es la raíz del proyecto, pero si es un motivo gigante para seguir y ofrecer, desde diversas aristas, la presencia de la mujer. Simultáneamente, el lienzo se convierte en la piel tierna de los cuerpos femeninos vistos desde la estética artística.

Es un proyecto en el que las formas femeninas se transforman en parte y alma del discurso. Utilizando un momento prolífico y muy creativo en la carrera de René, mientras se preparaba para una mirada más íntima de la femineidad o la silueta femenina vista como arte. En cada una de las piezas, se aprecia la corporalidad de la anatomía femenina desde distintos puntos de vista, a veces esculturalmente íntimos y otras audazmente. Traducidos a través de un enfoque pictórico con una paleta abstracta, en un intento de romper con paradigmas.

El proceso creativo de este proyecto tiene como trasfondo social resignificar el cuerpo femenino con la firme convicción, de que las mujeres pueden expresarse a través de sus cuerpos en plena libertad y confianza. Siendo esto último, su principal foco en los últimos años en los que ha tomado cuerpos femeninos como musas, utilizando pinceladas sueltas y un amplio espectro de colores vibrantes que dan vida a obras que atraviesan un paisaje carnoso de posturas y proporciones que iluminan su práctica de la figuración feminista expresiva. Sin duda, una oportunidad de apreciar la sensibilidad de una mujer que inmortaliza su ser y al mismo tiempo promover una cultura de respeto hacia la mujer.

 

Alejandra Solórzano  es Licenciada en Gestión Cultural por la Universidad de Guadalajara. Psicoterapeuta Psicoanalítica por la Universidad Sigmund Freud de México. Promotora y periodista cultural independiente. Especialista en proyectos de educación, cultura y cohesión social desde la psicología, los lenguajes escénicos y la literatura.

 

Taller al desnudo

Musa 1


 

Musa 2


Musa 3


 

Musa 4


 

Musa 5


 

Musa 6


 

Musa 7


 

Musa 8


 

Musa 9


 

Musa 10


 

Musa 11


 

Pascual Borzelli Iglesias nació en Panamá y se ha dedicado durante muchos años al fotoperiodismo en diferentes  periódicos, suplementos culturales, revistas impresas y digitales en México y Perú (Universidad Nacional Autónoma de MéxicoUniversidad Autónoma MetropolitanaVuela plumaLa Razón; Laberinto, etc.) Desde 1994 labora en los campos de investigación cultural y literaria; organización de ferias y exposiciones; producción editorial y fotográfica. Ha creado con sus dos hijos Miguel Borzelli Arenas y Margarita Borzelli González, un banco fotográfico de creadores y personajes del mundo cultural.

René Freire, pintor mexicano, nacido en 1952. Estudios de pintura en ENPEG, La Esmeralda 1973-1974, San Carlos, ENAP, actualmente FAd, Facultad de Arte y Diseño UNAM, 1974-1979. A partir de 1976 expone con regularidad de forma individual y colectiva, en México y el extranjero: la X Bienal de jóvenes en Paris Francia, 1977, Museo Universitario de Ciencias y Artes UNAM, las Galerías del Auditorio Nacional INBA, en los concursos de Arte joven de Aguascalientes y en el Palacio de Bellas Artes. Ha trabajado como profesor de pintura en distintas escuelas. Perteneció al Sistema Nacional de Creadores FONCA.Exposiciones colectivas e individuales, en los museos de Arte Moderno, Tamayo, Arte Alvar y Carmen T. de Carrillo Gil, de Historia Natural y Cultura Ambiental entre otros. Su obra se encuentra en colecciones privadas y públicas, IAGO en Oaxaca, MUNAE, INBA, MAM, MUCA, Pompidou entre otras.Es miembro y cofundador del GRUPO SUMA, entre 1976 y 1982. Su historia se publicó en 2021, en el libro Imágenes en Colectivo Grupo Suma (1976-1982), de Ana Torres, coordinadora, editado por la Universidad Iberoamericana, fue premiado y presentado en la FIL de Guadalajara 2021.