ISSN 2692-3912

Cuatro poemas

 

                         está llamando a alguien (la ardilla) con su cola, con su sonidito

          intermitente, insistente          pequeñas vibraciones del cuerpo

           (su cuerpo)                       pura sensación

                                                           ¿has podido oírlo?

       ese puc, puc          …y nuevamente ese pitido agudo

                                  entrecortado (con su cola erizada)

                     modulando tonos, frecuencias, sin descanso

                                                                 ¿quién ha venido a escuchar esa voz,

                                 ese ruido tenso, enloquecido?

                                              a la derecha, más fuerte, lo mismo

                      la misma música llamando desde lejos      un teclado, tal vez

y ese zumbido apagándose

             ¿y las campanas?

                               las aves emiten también sus trinos

        puro paloteo incomprensible detrás de la ventana

                         “esto” (una voz a la vez)

                     “¿te gusta, esto?”

                                                               voces entrecortadas

                                      el agudo llamado de la ardilla

                                                             suspiros, gemidos

                             callémonos

                                            la pequeña orquesta (afuera) afina quedamente

 

 

 

para Fernando Arana

 

                        están tan en su mundo que todo se desvanece

                        persiste sólo el runrún de la ciudad

                                                         ─ese murmullo suave─

                                   los cobija

 

                         persiste la marcha, la cadencia, las voces fuera de toda voz

                                  (todo persiste en ese transcurrir)

                                                                        discurrir

                              hasta volver al cause

 

                                 opacos los sonidos

                          el mundo murmura

                                                   alguien saluda (sin ser visto)

                                                         pasan de largo

                                                   la mano roza el aire

                                 la rosa sensitiva se esconde…

 

 

                          hay voz, voces, (una voz)

            al otro lado se mueve algo

                        el cristal deja pasar las voces

                                              (como murmullos lejanos)

                                                                             a la espera

                no hay caras ni espaldas

                            hay voces          hormigueando

                                  cientos de malas hierbas     dulces,

                                                                      inexactas, opacas

                                        como láminas de hielo

                                                           quebradas en mil pedazos

               la verdad tendría que decirse así

                             ¿por qué entonces si te pido una astilla (un pedazo concreto)

                                                                                  me traes un espejo claro?

 

 

                 esto, tan poco, es lo que hay     aquí ─ahora─ esto

                 al borde del linde                   bordeando el linde

                 esto que borda    ahora    el encaje de fiebre aquí

                            a bordo de esta nave    de este pezón negro     esto tampoco es

                  al borde             en el borde de la nada     esto, tan poco, que llamamos ida

tramándose          tramando hilos           hilándose al borde

                                                  eso, eso el linde del Linde

                                                                                 di ─ lince─ rápido:

                                                                                              hay límite al final del día

 

 

 

Tania Favela Bustillo (México, 1970) cursó el doctorado en Literatura Latinoamericana en la UNAM. Del 2000 al 2010 formó parte del Consejo Editorial de la revista El poeta y suTrabajo dirigida por el poeta Hugo Gola. Entre sus últimas publicaciones se encuentran: Un ejercicio cotidiano, selección de prosas de Hugo Gola (Toé, 2016), El lugar es el poema: aproximaciones a la poesía de José Watanabe (APJ, 2018), el libro de poemas La marcha hacia ninguna parte (Komorebi, 2018) y Remar a contracorriente. Cinco poéticas: Hugo Gola, Miguel Casado, Olvido García Valdés, Roger Santiváñez, Gloria Gervitz (Libros de la Resistencia, 2019).

Otros artículos de esta categoría

Artículo anteriorCrónica Croata
Artículo siguienteBolero
 
Permian
Copenhagen
wayne
uacj
uach
italia
metropolitan
Noruegas
Unam
 

Otras Colaboraciones

El poeta

  (Premio Nacional de Poesía Enriqueta Ochoa 2020)   1   Polvo finísimo que nadie ve. Vidriosa soledad que da al cuerpo lo que no sabe. Alma que engendra otra alma. Dice mis ojos están rotos. Clama en el...

El zoológico neoliberal en tres novelas con tema narco

  Ramón Gerónimo Olvera Universidad Autónoma de Chihuahua rolvera@uach.mx   Resumen El presente artículo -a partir de la propuesta teórica de Pierre Bourdieu para entender el neoliberalismo- traza una correlación...

Fragmento de “El Cartógrafo” y “Mapas”

Cartografo     Mapas     Juan Mayorga nació en Madrid en 1965. Realiza sus estudios superiores de Filosofía en la UNED y de Matemáticas en la UAM. Obtiene la licenciatura...

¿Dónde vives?

    La fenomenología nos enseña que la frontera entre lo interior y lo exterior es borrosa. No hay discontinuidad sino transición gradual de la realidad...

Cartografía teatral de un espacio de excepción

    En enero de 2008 el teatro me llevó a la ciudad de Varsovia, en la que nunca había estado. Una mañana, libre de compromisos,...

Ellas, en la idílica fotografía de Alexander Caballero Díaz

  Alexander Caballero Díaz es un fotógrafo del Perú que usa la cámara como medio de conocimiento y de integración. Al juzgar las imágenes aquí presentes,...