ISSN 2692-3912

El laberinto

ESTE poema es ocre y azul, barca entre nubes, luz en el agua, perfume
de higuera, bostezo de gato, sombra verde, ola que resuena, ladrido de luna,
zumbido de mosquito, callejón de estrellas.
Este poema, es el “Sueño de una Noche de Verano”. Versos que escuché bajo
las ramas de un olivo al abrigo de la muralla veneciana de Rethymno en la
isla de Creta, en el mes de junio del año 2016.

DR

 

(Acuarela sobre papel)

 

I

HACE ya
incontables años
que el dios Chronos ordenó construir
un laberinto en el corazón azul del mar miel vino jaras y adelfas

Perdidos
desde entonces
vagan dos perros blancos por unas calles
que cruzan esquivos y fugitivos tanto gatos como instantes

Leves
suspendidas
las barcas gravitan entre el mar y el cielo
y los pescadores echan sus redes al espacio para pescar minutos

 

II

AMOR
nace en mí desde las olas
en esta playa húmeda y desnuda
y túmbate a mi lado sobre la arena que tiembla aún tibia

Oscuro
brilla el pozo de la noche
¡ay! algún ladrón nos ha robado las estrellas
amor susúrrame al oído que las Pléiades lucirán bellas de nuevo

Olvidé
en una silla del Café
la memoria de mi niñez como se olvidan los paraguas
y confundido no encuentro la salida de esta extraña cárcel de agua

Amor
tómame de la mano
y devuélveme a los juegos de mi infancia
a la magia de las fuentes y al asombro de cada gota que salpica el aire

 

III

¿CÓMO escapar
cómo es que corro hacia el mar y nunca llego?

Vivo
encadenado al girar de las esferas
donde el día y la noche se suceden y la luz no se detiene

Flotar
quisiera entre dos azules
mas ¡cómo pesa el cuerpo al salir del agua!

(Acuarela sobre papel)

 

IV

¡OH Babel de lenguas
medina de oscuros callejones
confusión de verdes y ocres entre la ciudad y el monte
goteo líquido de segundos que se reflejan y disuelven en la fuente!
¡Oh muralla
que levantó Venecia
perfume del huerto y los naranjos
sombra en el porche sal en la piel ámbar en la copa pulpo en el plato!

 

V

Al pie
del muro
de esta fortaleza
las olas rompen salpicando de sin razón mi sueño

¿Por qué
la luna baña
de plata las hojas del olivo
por qué rezuma dulzor la higuera por qué parpadea aquella estrella?

Al pie
del muro
la marea dejará al amanecer
los cadáveres hinchados de quienes buscaban la libertad

¿Es este el precio
que deben pagar los marineros por el viento?

¡Qué de sombras
cuántos mosquitos zumban
cómo corre asustada la cucaracha a esconderse bajo el lecho!

Y ajena
la noche arde
y lejanos ladran los perros

 

VI

NO es cierto
que estemos condenados por robar el fuego

¿Qué falso rapsoda cantó tales maldiciones de dolor y culpa?

Las alas
no se derriten
los buitres no nos picotean las entrañas
las piedras que empujamos monte arriba no ruedan monte abajo

…y los hijos de Edipo no amamos encadenados a un destino trágico

 

(Acuarela sobre papel)

 

VII

CADA arena
cada guijarro y cada piedra

Todas las aguas
de los ríos y de las ciénagas

Todas las alimañas
toda la luz de las luciérnagas

Todas las almas
las frías las tibias y las buenas

Cada nota
cada sonido cada letra
cada palabra cada texto cada poema de cada una de las lenguas

Cada cifra
cada punto cada raya
cada geometría y cada simetría incluidas las flores asimétricas

Toda la nada
todo el vacío con su fuerza
cada uno de los rostros infinitos del cero y todas sus potencias

 

VIII

TODO
ello es eterno

Y
todo
deja de ser
en un instante
donde no existe el tiempo
para volver a ser en otro instante dueño del espacio
consciente de sí mismo y del otro de cada una de las partes y del todo

 

 

         Publicado originalmente en: Ignacio Díaz de Rábago, El vagabundo y otros poemas, Editorial de la Universidad de Málaga, 2020. Reservados todos los derechos. Esta publicación no puede ser reproducida, ni en todo, ni en parte, ni registrada en o transmitida por un sistema de recuperación de información, de ninguna forma ni por ningún medio, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético o por fotocopia o cualquier otro sin el permiso previo por escrito de los titulares del copyright). Esto rige tanto por el texto como por las imágenes.

 

 

José Ignacio Díaz de Rábago Villar nace el 20 de septiembre de 1950 en Madrid. Estudia filología hispánica y artes plásticas. Reside en Copenhague desde 1978. Artista de formación humanística, gana en 1985 el primer premio de poesía en el certamen convocado por el Instituto Español de Emigración. Ha publicado con anterioridad los libros “Poemas del instante”, “Molinos de papel y viento” y ”Humaredas”. Pintor y escultor, son característicos de su trabajo los proyectos e instalaciones de gran formato. Sirva de ejemplo la serie de montajes titulada “La Biblioteca de Babel”, en la que utilizando el libro como soporte, ocupa los espacios principales de las bibliotecas públicas. Ha realizado numerosas exposiciones y proyectos, de entre los que cabe destacar los siguientes: Galería Hastings. New York, 1981 / Leifsgade 22. Copenhague, 1985 / De Vonk. Amsterdam, 1987 / Museo de Bellas Artes. Málaga, 1987 / KUA. Copenhague, 1988 / Museo de Brandts Klaedefabrik. Odense, 1989 / Overgaden. Copenhague, 1991 / Galería Anselmo Alvarez. Madrid, 1992 /Avantiere VII. Aachen, 1992 / Capitalidad Cultural. Copenhague, 1996 / Museo San Telmo. San Sebastián, 1996 / Galería Diana Marquardt. París, 1997 / Biblioteca Estatal. Estocolmo, 1998 /Instituto Cervantes. París, 1999 / Biblioteca Central. Copenhague, 2000 / Biblioteca Central. Malmö, 2001 / Georg Sverdrups Hus. Oslo, 2003 / Colegio de Arquitectos. Madrid, 2004 / Universidad de California. Berkeley, 2005 / CCE. Montevideo, 2008 / Fundación Pablo Atchugarry. Manantiales, 2008 / Museo Barjola. Gijón, 2009 / San Gregorio de Polanco. Tacuarembó, 2010 / CBA. Madrid, 2013 / Rambla 24. Punta del Este, 2016 / Biblioteca Universitaria.
Málaga, 2018 / Centro Espronceda. Barcelona, 2019.

Otros artículos de esta categoría

Artículo anteriorNadar en el barro
Artículo siguienteDos poemas
 
Permian
Copenhagen
wayne
uacj
uach
italia
metropolitan
Noruegas
Unam
 

Otras Colaboraciones

José Balza en México

  José Balza está a punto de cumplir ochenta años. No debería decirlo porque es un socias de Dorian Grey y uno de los más...

Entre el ver y el mirar

. Nuestro mundo es el mundo de la luz. Por la luz el mundo se hace visible al ojo, pero es por la mirada que...

Cuatro poemas

  Infante en el jardín: al frente, lama tierna moscas enfebrecidas renacuajos moribundos y hormigas dispersas en la arena;   juega con hilos invisibles el sino de los náufragos; a sus espaldas lindes de cal alambres...

Los teatros en la ruta de Cortés

    Si hablamos de cartografía, hablemos del surgimiento del edificio teatral en América, una historia que en realidad nos propone una doble lectura. No será...

Nadar en el barro

  “Yo no quiero morirme, es decir, no quiero matarme.” En Jujuy todos los caminos conducen al suicidio. Una persona que piensa en matarse queda con...

Homesick

    La limpieza es la profesión de los latinos —contesté, cuando me preguntaron por qué limpiaba ventanas para vivir.             Siempre pensé que los espejos de...